jueves, 8 de septiembre de 2011

Vuelta al cole... Propósitos de otoño

Dicen los expertos que, más que en Año Nuevo, la mejor época para hacer propósitos es el otoño.
En verano cambian nuestros hábitos. Los días son más largos, tenemos más tiempo de ocio, más planes, con suerte algunos días de vacaciones... cambia nuestra ropa, nuestra alimentación...





El otoño va quitándonos horas de luz y poco a poco vamos recuperando las rutinas, por lo que ahora es el momento ideal para proponerse algún cambio o comenzar algo nuevo, incorporar nuevos hábitos a nuestro día a día.






Así que yo, por la parte que me toca, te voy a proponer uno. Bueno, dos ;).

El primero: seguir palabrasdetucuerpo, para poco a poco aprender a REconocerte, a tener autoconciencia de tu cuerpo y así saber escucharle y prevenir futuros problemas musculoesqueléticos.

El segundo y más importante: incorporar el ejercicio físico a tu día a día.

El cuerpo humano ha sido diseñado para el movimiento. Si no realizamos ejercicio físico con una cierta frecuencia, el cuerpo se "oxida", la musculatura se atrofia, las articulaciones envejecen y disminuye nuestra actividad cerebral.


El ejercicio físico:

- Mejora el funcionamiento del sistema cardiorespiratorio y vascular
- Aumenta la vitalidad, la energía y capacidad de trabajo
- Mejora la actividad mental. Disminuye el estrés y ayuda a combatir la depresión
- Mejora el tono muscular y la movilidad articular
- Mejora la calidad del sueño y el descanso




Os pongo unos enlaces a noticias recientes sobre las bondades que aporta el ejercicio a nuestro cuerpo:





Y si estás embarazada:


Uno de los comentarios que nos hacéis cuando os recomendamos ejercicio físico es que acabáis la jornada tan cansados que no os quedan fuerzas para nada más: "¡Como para irme al gimnasio con la paliza que tengo!". Pues bien, es justo al revés. Acabáis la jornada tan cansados porque no hacéis ejercicio físico y vuestro cuerpo no está preparado para afrontar ese día a día.

Te cuento todo esto desde la propia experiencia, empezando por mi misma y pasando por numerosos pacientes que disminuyen las visitas al fisioterapeuta porque por fin se deciden a hacer algo.

Es muy común que al ver de nuevo a estas personas, en la clínica o por la calle, me digan frases como: "¡Pues desde que salgo a andar no me duele casi nunca la espalda!", "Desde que voy al gimnasio aguanto mejor en el trabajo". O también las frases contrarias: "Desde que no voy a nadar, me duele mucho más el cuello"...

Yo misma, ahora que tengo más trabajo no he sido capaz de organizarme para seguir haciendo ejercicio y hoy respondería que sí a las preguntas que me hacéis a menudo sobre si me duelen las manos, los brazos o la espalda.




Pues sí, hoy me duelen. Escucho a mi cuerpo y me está diciendo que necesita su dosis de ejercicio físico. Así que, para dar ejemplo le voy a hacer caso. Me voy a nadar. Por desgracia no es en la playa de la foto pero ¡habrá que conformarse!

¿Te apuntas al propósito?

Por cierto, ¡hoy es el DÍA MUNDIAL DE LA FISIOTERAPIA! así que FELICIDADES A TODOS LOS FISIOTERAPEUTAS que os dedicáis a mejorar el estado de salud de tanta gente y GRACIAS a todos los que confiáis vuestra salud a nuestras manos.

¡Hasta el próximo post!

Páginas vistas la semana pasada