martes, 10 de enero de 2012

¿Te han traido los Reyes un "circuito SPA"? ¡Cuidadín!


Post-semana de Reyes, época de regalar y recibir regalos, a pesar de la crisis.

En este afán por hacer regalos originales, (más que nada porque ya tenemos de todo y más y a veces es difícil acertar) se está poniendo muy de moda regalar experiencias. Personalmente me gusta mucho la idea, ya que es un plan abierto, sin fechas (salvo que se te caduque), con múltiples opciones en cuanto a actividades, lugares... y además, puede ser un regalo boomerang, ya que a veces se regala "para compartir", para sacar un huequito en nuestra ajetreada vida y compartirlo con pareja, amigos... Está muy bien, y no es publicidad, que conste jeje...

Bueno, a lo que voy. Una de estas opciones son los circuitos Spa. Ya sea como regalo para alguien o como disfrute personal, en los últimos años ha proliferado la creación de balnearios urbanos o Spa, donde durante una hora y media o dos puedes disfrutar de un circuito de aguas con piscinas de diferentes temperaturas, chorros, bañeras, duchas, sauna, baño turco... y con la posibilidad de recibir también un masaje relajante, exfoliante, con chocolate, vino, cerezas, champán... y demás pijoterías tontas pero con mucho glamour, eso sí... jeje


Desde las prácticas de balneoterapia en un balneario en Salamanca, y mi trabajo de kiné en un balneario en Francia del cual no disfruté mucho como usuaria, no había vuelto a una piscina de chorros hasta hace un par de meses que tiré la casa por la ventana y cogí un hotel con spa para descansar unos días. Fue genial. El circuito de agua muy completo, con chorros para diferentes partes del cuerpo, diferentes presiones, temperaturas... Mientras pasaba de una estación a otra de las piscinas, saunas y demás, me gustó que en cada una había un cartelito explicando en qué consistía, para qué, cuánto tiempo, y recomendaciones en cada estación. Bastante completo, la verdad... Aún así, al observar de reojillo a los usuario me di cuenta de que cada uno hacía lo que le parecía... Un ratito en algún chorro, ahora me voy a la sauna, después me baño otro poquito y nado un poco, me vuelvo a otro chorro, me salgo a tomar el sol... mmm... un poco caótico la verdad... no creo que les hiciese mucho bien... y no creo que fuese muy bueno para la tensión de algunos... Además, ni un cuestionario sobre el estado de salud, ni una sóla persona aconsejando no pasarse con los chorros si tienes algún problema musculo-esquelético... Pensé: "más de uno sale peor que ha entrado fijo."

En esos días no lo se, pero al poco tiempo recibí en la consulta a una amiga que después de un circuito spa tenía un dolor de espalda y cuello bastante importante por un espasmo muscular que aún no ha remitido del todo. Qué casualidad que la persona que fue con ella también estaba dolorida. Se pasaron con los chorros.

CONCLUSIONES:

- Un Spa es ocio, pero es principalmente salud, y desde un punto de vista sanitario, un Spa debería contar con un profesional que evaluase a cada usuario y recomendase, orientase el uso del Spa de manera individualizada.

- Ya que esto parece ser que no existe en algunos Spa, a tí que me lees: ¡corre la voz! ¡CUIDADIN! Que si no se realiza la actividad de forma correcta, puede tener consecuencias importantes para tu salud.




ALGUNOS CONSEJOS IMPORTANTES:

- Introdúcete en el agua poco a poco, para adaptar tu cuerpo a la temperatura del agua, para no provocar una bajada brusca de tensión.

- Valora si la presión de los chorros es demasiada para tu cuerpo. Esto es un poco intuitivo. Estarán fuertes, seguro, pero no deben NUNCA provocar dolor. Si te duele, aléjate del origen del chorro, cambia el chorro a otra zona de tu cuerpo que no duela, o cambia de chorro diréctamente.

- Tiempo de aplicación de chorros: he buscado información fiable de cuánto tiempo debemos mantener un chorro actuando en la misma zona y no he encontrado. La expresión más común es "algunos minutos" O_o Seguiré buscando a ver si hay algo más concreto. Algunos minutos pueden ser 2-3 por zona ¿?

- Lee bien las instrucciones del uso de la SAUNA y BAÑO TURCO o hammam. La duración de una inmersión no puede exceder de 10-12 minutos y se debe enfriar el cuerpo tras la aplicación con agua templada o fría para reestablecer la temperatura corporal. Lo que más se suele pasar por alto: BEBE agua antes y sobre todo después de la aplicación, para evitar la deshidratación. Más instrucciones sobre el uso de la sauna aquí.

- REPOSO: muy importante descansar unos 10-15 minutos de reposo en las salas habitadas al efecto, bien arropados con albornoz o toalla seca, para recuperar la temperatura corporal, y la tensión arterial antes de ponerse en marcha de nuevo.


- CONTRAINDICACIONES más relevantes: fiebre, enfermedades infecciosas, heridas


Si has llegado hasta el final, felicidades!! Disfrutarás de tu circuito Spa corréctamente, aprovecharás todos sus beneficios y lo recordarás como una experiencia muy saludable y placentera sin consecuencias negativas para tu salud.

Que lo disfrutes y ¡FELÍZ AÑO NUEVO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas la semana pasada